top of page
Buscar

3 sencillas acciones que hackean el cerebro de tu hijo para que te escuche

Seguro que también te pasa: le pideas a tu hijo y te ignora; le hablas y no te oye; le dices que haga algo y se queda sin hacer...


Y no es porque te ignore a propósito, ni mucho menos. Pero el cerebro desarrolla un sistema, llamado sistema reticular, que es como el GOOGLE del cerebro, y que se encarga de seleccionar los estímulos a los cuales debe enfocarse.


Puede ser (no digo que sea siempre así) que hablemos mucho sin decir nada en concreto o nada que el cerebro de nuestros hijos considere "de utilidad o de interés", de modo que "silencia" nuestra voz y lleva su foco a otras cosas que su cerebro considera "de más utilidad e interés".


Desde la reprogramación aplicamos 3 sencillos trucos para hackear el cerebro de nuestros hijos y hacer que nos empiecen a oír desde ahora mismo.

1. DI SU NOMBRE: cuando vayas a decir algo específicamente a tu hijo, sea una petición, recordatorio o una pregunta, empieza la frase con su nombre seguido de un silencio corto. De este modo su cerebro activa el tálamo (el generador de la atención) pues ha identificado que se trata de un mensaje dirijido a él.

Ej: Fran, ¿cómo ha ido la tarde?


2. CONCRETA EL MOMENTO: cuando le pides ayuda o quieres recordarle que debe hacer algo, concreta el tiempo. En el caso de que sea inmediato añade un conciso "ahora".


Ej: Marta, ven a la cocina ahora, porfavor, Necesito tu ayuda.


3. CONTACTO: a poder ser, visual y físico: mirarle a los ojos tocando levemente su antebrazo o su codo. De este modo el cerebro identifica que es algo importante pues estás poniéndole intención desde muchos canales comunicativos diferentes.



Estos sencillos tips harán que tu hijo te escuche con mucha más atención, pero recuerda entrenar a su cerebro para que te escuche utilizando otras técnicas, para que no cree tolerancia a tus trucos. Para que eso no suceda, recuerda comunicarte con tus hijos para decirles cosas bonitas y aparentemente no necesarias, recordarles lo inteligentes que son, lo mucho que los amas, contarles algún chiste o anécdota... Si sólo les hablas para pedir o dar directrices, su cerebro hará lo posible para aprender de nuevo a no escucharlas.


Sigamos educando desde la neurociencia y la reprogramación mental.





 


ASISTE AL SIGUIENTE EVENTO ONLINE DE "EL CEREBRO DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE"




SI PREFIERES UNA FORMACIÓN ONLINE EXPRÉSS, AQUÍ TIENES ESTE PACK:


bottom of page