Educar en IKIGAI.

Ikigai es un concepto japonés que significa ' razón de ser'.

Conocer nuestro propio ikigai nos permite, no sólo tomar decisiones más acertadas y alineadas con nuestra esencia, sino vivir con una mayor sensación de plenitud.

Ikigai es el punto de intersección entre nuestra pasión, nuestro talento, lo que el mundo necesita, y aquello que podemos monetizar.

Es una área de trabajo obligatorio en todo proceso de desarrollo personal, pues llegamos a adultos y no sólo no hemos profundizado en el concepto, sino que a menudo no conocemos ni la existencia de la palabra. Está muy de moda hablar de 'la vida con sentido', del propósito vital y demás, pero seguimos sin ayudar a nuestros niños y jóvenes a descubrir esta clave en una edad lo suficiente temprana como para que no tomen decisiones importantes sin conocer esta parte tan importante de su ser.

Hoy en día, en el que ya es tangible la realidad astrológica acuariana que nos deja un mundo en el que emprender es el nuevo trabajar, donde ya no importan los títulos que acumules sino la capacidad de adaptación y de aprendizaje que demuestres, que uno puede dedicarse a lo que quiera siempre y cuando se dedique con todo su corazón... En este mundo tan distinto y a la vez tan maravilloso, es de obligación incuestionable trabajar el ikigai en la secundaria obligatoria, obviamente si se quiere hacer antes, también se puede, pero en esta etapa es extremadamente necesario. Trabajarlo no es sólo hablar de él en una sesión de tutoría. ESO NO ES TRABAJAR EL IKIGAI. Descubrir el ikigai es 'descubrirse a uno mismo, descubrir el para qué de haber venido a este mundo, y descubrir lo que uno va a dejar en él cuando se vaya'. Es algo muy profundo y revelador que da motivación, ilusión y sentido a todo lo que uno hace en la vida.

"Es como si de repente encendieras la luz de una habitación en la que has estado viviendo a oscuras" Maria, 17 años.


Para trabajar el ikigai empezamos trabajando aficiones y pasiones; seguimos descubriendo los talentos; y terminamos descubriendo el mundo y como monetizar en él.

Una vez interseccionamos los 4 bloques, es allí donde encontraremos nuestro ikigai. A partir de allí, será la estrategia y el plan de acción adecuado, junto con la responsabilidad, la voluntad y la resiliencia, lo que nos llevará a una vida basada en el propósito.

A muchos educadores les apasiona abordar este área de crecimiento con sus alumnos, pues eso es lo que termina de dar sentido a su propio ikigai. A otros docentes, sin embargo,

les cuesta trabajarlo y muestran resistencias a hacerlo, no sólo porque no saben muy bien por dónde empezar a abordarlo, sino por temor a descubrir en ellos mismos una vida sin ikigai. Nunca es tarde para descubrir tu ikigai, pero tenemos la oportunidad de ayudar a las generaciones venideras a descubrirlo en una edad ideal.

Si quieres mas info, realizar un taller en tu colegio (con alumnos, docentes o familias) escríbenos y te explicamos. Porque sabemos que el cambio es inminente, que cuanto antes nos pongamos menos tarde llegamos, y que conocemos las graves consecuencias de no hacerlo.


SIGAMOS CRECIENDO. SIGAMOS REVOLUCIONANDO EL PARADIGMA.

Nos vemos en redes.



32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo