ENEAGRAMA en educación

Hoy, ENEAGRAMA.

Son muchos los profesionales de la educación que ya conocen esta herramienta psicológica que establece una clasificación de las distintas tipologías de la personalidad atendiendo a las heridas de nacimiento. Conocerla nos ayuda a comprender cómo interpretamos el mundo y los acontecimientos, porque actuamos como actuamos ante las circunstancias y cómo y porqué lo hacen los demás. Además, ENEAGRAMA no es sólo una herramienta teórica de clasificación. Nada más lejos de la realidad. Aunque muchas personas se quedan en el plano superficial de este recurso y lo utilizan para excusar su conducta, ENEAGRAMA nos ilustra el camino que hemos de tomar para conseguir el 'centramiento' y el bienestar emocional y relacional que estamos buscando continuamente.

¿Porque es fundamental en educación?

En primer lugar, los docentes DEBEN conocer al menos su eneatipo para encontrar su centramiento y alcanzar su mejor versión. Uno es mucho más líder cuando sabe quién es.

Por otro lado, deben de conocer bien ENEAGRAMA para ayudar a los alumnos a reconocer su eneatipo, para que des de muy jóvenes comprendan que a veces las cosas no son como las perciben, sino que su inconsciente las interpreta de este modo debido a su eneatipo. Además, cuando un niño reconoce su eneatipo, el adulto será capaz de guiarle con mucha más facilidad a la resolución de su conflicto interior.




Es útil al ayudar a identificar rápidamente los roles que adopta el alumnado, lo que podría facilitar conectar con ellos. Sería interesante saber si el conocimiento de la personalidad de los alumnos favorece encontrar qué tipo de actividades pueden llevarse a cabo en el aula para ayudar a que los alumnos alcancen las competencias necesarias, sobretodo en la etapa secundaria.


Por otro lado, del mismo modo que se aprende el proceso digestivo, también debemos aprender cómo funciona nuestra mente.

Así que, progresivamente, la neurociencia y la psicología deben tomar un capítulo relevante en el área de ciencias y conocimiento del mundo y de uno mismo.


Según Alexander y Schnipke (2020), se emplea el concepto de Eneagrama para describir nueve tipos distintos de personalidad. Uno de los mensajes que transmite el Eneagrama es que cada individuo es único y diferente, y su propósito fundamental es lograr un conocimiento de nosotros mismos que nos permita potenciar nuestras virtudes y trabajar nuestros defectos. Además, nos da herramientas para conocer mejor a las personas con las que interactuamos, de tal manera que podamos desarrollar nuestra personalidad y además interactuar de una forma más adecuada con nuestro interlocutor.

Eneagrama puede ser visto como un sistema para encasillar a las personas en uno de los 9 eneatipos. Sin embargo, esta vaga aplicación dista mucho de la herramienta de conocimiento y crecimiento personal que realmente es. De ahí, se deduce su potencial para utilizarlo en Educación.

Poder identificar el Eneatipo principal de un/a alumno/a puede ser clave en encontrar cómo conectar con él/ella. Del mismo modo ocurre con otros docentes o con madres y padres.

Según señalan autores como López y Serrat (2009), cada persona debe observar y reflexionar sobre sus características (eneatipo), por lo que estudiar las ideas y teorías del Eneagrama es realizar un viaje de autoconocimiento, siendo investigado desde hace tiempo desde un contexto educativo. Se puede definir como un mapa del comportamiento humano. Describe nueve diferentes tipos de personalidad, y cada uno de esos tipos expresa cómo funciona la mente y permite ver y comprender por qué se piensa, siente y actúa de una u otra manera (Vargas, 2008).



RESUMEN DE LOS 9 ENEATIPOS:

  1. El perfeccionista.

Es idealista y de principios sólidos.

Son personas éticas y concienzudas, poseen un fuerte sentido del bien y el mal. Se esfuerzan siempre por mejorar las cosas, pero temen cometer errores. Bien organizados, ordenados y meticulosos, tratan de mantener valores elevados, pero pueden resultar críticos y perfeccionistas. Normalmente tienen problemas de rabia e impaciencia reprimidas. En su mejor aspecto, el Uno sano es sabio, perceptivo, realista y noble, a la vez que moralmente heroico.


2. El servicial.

Orgulloso, servicial, salvador, dependiente, adulador, chantageador y entrometido

Su carencia es que no se quiere a sí mismo. Piensa que amarse es un acto egoísta. Y que lo importante es ser buena persona, priorizando siempre las necesidades de los demás. Cree que cuanto más ayude a la gente, más le querrán. Y que cuanto más le quieran, más feliz será. Pero en el proceso se olvida de sí mismo y de sus necesidades, se vuelve dependiente e incapaz de estar en soledad. Debido a su orgullo y soberbia, considera que sabe mejor que los demás lo que necesitan y suele dar consejos, echando luego en cara lo que ha hecho por la gente.


3. El triunfador.

Adaptables y orientados al éxito.

Son personas seguras de sí mismas, atractivas y encantadoras. Ambiciosas, competentes y enérgicas, también pueden ser muy conscientes de su posición y estar muy motivadas por el progreso personal. Suelen preocuparse por su imagen y por lo que los demás piensan de ellas. Normalmente tienen problemas de adicción al trabajo y de competitividad. En su mejor aspecto, el Tres sano se acepta a sí mismo, es auténtico, es todo lo que aparenta ser, un modelo que inspira a otras personas.


4.El sensible.

Son conscientes de sí mismos, sensibles, reservados y callados. Son demostrativos, sinceros y personales emocionalmente, pero también pueden ser caprichosos y tímidos. Se ocultan de los demás porque se sienten vulnerables o defectuosos, pero también pueden sentirse desdeñosos y ajenos a las formas normales de vivir. Normalmente tienen problemas de autocomplacencia y autocompasión. En su mejor aspecto, los tipos Cuatro sanos son inspiradores y muy creativos, capaces de renovarse y transformar sus experiencias.


5.El pensador.

Los 5 son perspicaces y curiosos. Son capaces de concentrarse y enfocar la atención en desarrollar ideas y habilidades complejas. Independientes e innovadores, es posible que se obsesionen con sus pensamientos y elaboraciones imaginarias. Se desligan de las cosas, pero son muy nerviosos y vehementes. Por lo general tienen problemas de aislamiento, excentricidad y nihilismo. En su mejor aspecto, el Cinco sano es pionero visionario, suele estar en la vanguardia y es capaz de ver el mundo de un modo totalmente nuevo.


6.El leal.

Son personas dignas de confianza, trabajadoras y responsables, pero también pueden adoptar una actitud defensiva, ser evasivas y muy nerviosas; trabajan hasta estresarse al mismo tiempo que se quejan de ello. Suelen ser cautelosas e indecisas, aunque también reactivas, desafiantes y rebeldes. Normalmente tienen problemas de inseguridad y desconfianza. En su mejor aspecto, los Seis sanos son estables interiormente, seguros de sí mismos, independientes, y apoyan con valentía a los débiles e incapaces.


7. El entusiasta.

Son personas productivas, versátiles, optimistas espontáneos, juguetones, animosos y prácticos; también podrían abarcar demasiado, ser desorganizados e indisciplinados. Constantemente buscan experiencias nuevas y estimulantes, pero la actividad continuada los aturde y agota. Por lo general tienen problemas de superficialidad e impulsividad. En su mejor aspecto, los Siete sanos centran sus dotes en objetivos dignos, son alegres, muy capacitados y muy agradecidos.


8.El líder.

Las personas tipo Ocho son seguras de sí mismas, fuertes y capaces de imponerse. Protectoras, ingeniosas y decididas, también resultan orgullosas y dominantes; piensan que deben estar al mando de su entorno y suelen volverse retadoras e intimidadoras. Normalmente tienen problemas para intimar con los demás. En su mejor aspecto, los Ocho sanos se controlan, usan su fuerza para mejorar la vida de otras personas, volviéndose heroicos, magnánimos y a veces históricamente grandiosos.


9.El conciliador.

Son afables, bondadosos, se acomodan con facilidad y ofrecen su apoyo, pero también pueden estar demasiado dispuestos a transigir con los demás para mantener la paz. Desean que todo vaya sobre ruedas, sin conflictos, pero tienden a ser complacientes y a minimizar cualquier cosa inquietante. Normalmente tienen problemas de pasividad y tozudez. En su mejor aspecto, los Nueve sanos son indómitos y abarcadores; son capaces de unir a las personas y solucionar conflictos.



Una manera rápida para hacernos una idea de que eneatipo podemos ser, es realizando un test de ENEAGRAMA. Podéis acceder a uno gratuito aquí, sin embargo, la mejor manera de reconocerlo, es leyendo sobre las heridas de cada tipo e identificarse con alguna de ellas tras el análisis de la historia vital. A menudo necesitamos ayuda de un especialista al inicio, cuando nos adentramos en esta herramienta, para identificar con claridad, pero después de ello, el trabajo de mejora diaria es individual y necesario. Además, cuando estudiamos y nos volvemos expertos en la herramienta, podemos ayudar nuestros hijos y adolescentes a encontrarse a sí mismos.

Para entrar en el conocimiento de ENEAGRAMA recomendamos el libro 'Encantado de conocerme', de Borja Vilaseca. Si queréis una formación para docentes o familias en la materia, NanQurunaisa os puede ayudar con ello. Sigamos revolucionando el paradigma desde la mejora de la educación.


-->Si te ha gustado el blog, deja tu comentario y suscríbete para que te lleguen más artículos como este en primicia a tu correo. Nos vemos en redes @academia.nanqurunaisa.


de guiarle con mucha más facilidad a la resolución de su conflicto interior.

41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo