top of page
Buscar

Los efectos del estrés.

Estos últimos meses las esTadísticas sobre el estrés en la población se han vuelto muy locas, y es que la situación sociopolítica está trayendo consecuencias también a nivel interpersonal.

Los expertos hallaron que la prevalencia del insomnio por estrés fue del 24%, la del trastorno por estrés postraumático alcanzó el 22%, la de la depresión se situó en 16% y la de la ansiedad llegó al 15%.

(Datos extraídos del Psychiatry Research)


¡PERO CUIDADO! El estrés no es malo y de hecho, ha permitido que nuestra especie sobreviva, se adapte y evolucione a lo largo del tiempo. Nuestros ancestros a menudo se enfrentaban a situaciones peligrosas. Los ataques de un animal o enemigo, resistir las fuerzas de la naturaleza, e incluso conseguir alimentos, eran situaciones que requerían reaccionar de forma rápida y precisa.

El cuerpo humano ha aprendido a reaccionar inmediatamente ante los peligros con la liberación de las hormonas del estrés: cortisol y adrenalina. Estas son responsables del aumento en el ritmo cardíaco, una subida de tensión y de que el flujo de sangre se dirija a los músculos para lograr una exitosa reacción de «lucha o huida», dependiendo de la situación.

El problema radica cuando este estrés perdura en el organismo más tiempo del requerido para solucionar una situación, llegando a alcanzar estados de cronificación.

El estrés se puede definir como una emoción que permite que el ser humano pueda reaccionar de forma inmediata ante una situación difícil. Es como un sistema de emergencia del cuerpo.


A primera vista, podría parecer que el estrés solo está relacionado con las emociones y que complica las relaciones con otras personas.





El sistema nervioso alerta al sistema endocrino para que empiece a producir hormonas del estrés y prepare al cuerpo para evitar el peligro.


La respiración se incrementa para llevar oxígeno más rápidamente al torrente sanguíneo.

El sistema circulatorio eleva la presión para acelerar el transporte de nutrientes y oxígeno a los músculos. Los músculos entran en un estado total de alerta de combate.


Esta reacción orgánica no es nociva en sí misma, pero se vuelve peligrosa cuando se mantiene en un estado prolongado.



Algunas enfermedades relacionadas con el estrés.


A primera vista puede parecer una coincidencia, pero ... ¿has notado lo fácil que se te contagia un resfriado o un virus mientras estás en una situación vital difícil? Hay una conexión directa entre el estrés y una mayor susceptibilidad a las infecciones.

Bajo estrés, el cuerpo mantiene a los sistemas cardiovascular, respiratorio y muscular en un estado constantemente activo para resistir la adversidad. El sistema inmunitario es muy sensible a las señales de los sistemas nervioso y endocrino.

Los cambios en sus funciones a menudo provocan un sistema inmunitario afectado. La vulnerabilidad a las enfermedades aumenta porque en este momento el cuerpo no tiene suficientes recursos para resistir, debido a que sus fuerzas están dirigidas a combatir el estrés. Experimentar estrés agudo una vez no causará problemas graves pero si se convierte en algo crónico, puede ser perjudicial para la salud y causar varias enfermedades.

  • Tensión arterial incrementada a largo plazo, que es la forma del cuerpo de reaccionar ante el estrés, puede causar alteraciones en el ritmo cardíaco o resultar en un infarto o ictus.

  • Alteraciones del ciclo menstrual y libido disminuida.

  • El estrés a largo plazo puede resultar en problemas de piel y pelo como acné, psoriasis y eccema, así como pérdida permanente de pelo.

  • El tracto gastrointestinal también puede verse afectado negativamente y resultar en gastritis, colitis ulcerosa e irritación del intestino grueso.

  • El estrés crónico causa pérdida de energía, depresión y cambios de humor.


Aunque el estrés es parte de nuestras vidas, es importante no dejar que se convierta en un problema grave de salud.


Hay aproximadamente 50 síntomas del estrés, pero por ignorancia, muchos pueden confundirse con enfermedades normales. Cada persona tiene su propia combinación de síntomas.

El estrés afecta a la salud física, las capacidades cognitivas, las emociones y la conducta.

Si, durante un periodo vital difícil, uno experimenta dolores de cabeza o dolores musculares, problemas para dormir y para hacer la digestión, fatiga y libido disminuida, entonces es bastante posible que sean síntomas del estrés. El estrés a menudo altera la conducta. Las personas se ponen más nerviosas y se quejan más, su estado de ánimo puede cambiar en un minuto, o experimentan incontrolables explosiones de ira. El estrés también influye frecuentemente en el apetito, y puede desaparecer o hacerse excesivo. El estrés también puede incrementar con el uso de sedantes y el consumo de alcohol o tabaco. El impacto emocional del estrés puede ser el más intenso. Causa ansiedad, olvidos, pesimismo, agotamiento, soledad y dificultad para concentrarse.

El estrés a largo plazo puede traer un deterioro significativo de la salud, así que es importante que puedas reconocerlo y sepas cómo aliviarlo.


¿Cómo reducir los niveles de estrés?

El paso más importante en la gestión del estrés es crear un estilo de vida que te permita equilibrarlo de manera continuada. Sin embargo, ante una situación de crisis, puedes utilizar los siguientes recursos:

  • enfócate en tu organismo: observa objetivamente las reacciones físicas en tu cuerpo y los patrones de pensamiento en tu mente. Sin juicio de valor: solo observa.

  • cambia de actividad durante un rato, regálate un tiempo de descanso de aquello que estés haciendo.

  • ten una conversación con alguien sobre algún tema que te distraiga cognitivamente.

  • toma perspectiva: relativiza la situación.

  • realizar ejercicios de entrenamiento mental.

Otra forma de afrontar el estrés repentino es realizando un pequeño ejercicio de mindfulness:


Siéntate derecha, cierra los ojos y pon una mano en el estómago. Céntrate solamente en tu respiración. Inspira profundamente a través de la nariz y siente cómo el aire pasa a través de tu cuerpo.

El ejercicio físico también puede ayudarte...

La actividad motora aumenta la producción de endorfinas en tu cerebro, que es por lo que nos sentimos satisfechos durante mucho tiempo después de entrenar. Los mejores remedios para el estrés incluyen caminatas activas, correr, nadar, bailar y entrenar en el gimnasio.


¿Por qué es especialmente peligroso el estrés antes y durante el embarazo?

El cuerpo reacciona al estrés con la ayuda de hormonas especiales, que incluyen el cortisol. El cortisol se produce a partir de la progesterona, que es la base para la producción de estrógeno y testosterona, las hormonas cruciales para el sistema reproductor femenino.

Al inicio del ciclo menstrual, el estrógeno es especialmente importante para la maduración de los folículos, que liberarán el óvulo.

Sin embargo, en caso de que haya un estrés prolongado, la progesterona es usada para algo más prioritario: producir cortisol y combatir el estrés.

Es por eso que el cuerpo puede no tener suficiente progesterona para sintetizar otras hormonas y garantizar el funcionamiento apropiado del sistema reproductor femenino, lo que puede llevar a tener problemas de fertilidad.

Si tienes influencias positivas en tu vida mientras estás intentando tener un bebé, estarás mejorando tus posibilidades de quedarte embarazada. Es importante mantener un buen estado de ánimo y el estrés bajo mínimos.

Recibir apoyo también aumenta tus posibilidades de un parto sano. Estar feliz y relajada beneficia la fertilidad.

De hecho, los estudios muestran que con ansiedad o estrés, tus posibilidades de concebir se reducen, así que es importante mantener un estado de ánimo positivo.

Un estudio reciente ha descubierto que las mujeres que sufren depresiones graves tienen un 37 % menos de posibilidades de quedarse embarazadas durante el ciclo menstrual, en comparación con aquellas que experimentan una depresión leve o que no están deprimidas.

Sin embargo, incluso sin tener en cuenta un problema tan grave como este, unos niveles de estrés incrementados pueden tener un efecto muy negativo en la concepción y también en el crecimiento del bebé dentro del vientre materno.



Bajo un estrés permanente, el cuerpo es como una cuerda tirante. No ignores la presión constante que tiene sobre todos los sistemas de tu cuerpo. Esto puede traerte consecuencias desagradables.


Crear un estilo de vida que favorezca el equilibro de los niveles de estrés y que te permita su regulación en los momentos en los que éstos se disparan, es de vital importancia para poder sentirse bien, disfrutar de las relaciones con los demás y ser altamente productivas.





Por ello cada vez són más las personas que invertir en entrenamiento mental para aprender a programar su mente con recursos favorables a este bienestar que tanto necesitamos.


Prueba de ello son las formaciones que realizamos en www.nanqurunaisa.com


Método Mindstyle

Formación de 3 meses para descubrir las 3 disciplinas de la mente que haces posible la creación de un estilo de vida basado en el bienestar, la consciencia y la paz mental. https://www.nanqurunaisa.com/mindstyle


El Club de Madres Valientes

REDUCE TU ESTRÉS Y ELEVA TU ENERGÍA


Para más info, consulta nuestra web o escríbenos a hello@nanqurunaisa.com


Abrazo, amor y mucha paz.






 


Comentários


bottom of page